Scroll to top

Sábado 27 de enero


No comments

No debes comer de él

Gén. 2:17

Adán y Eva tenían que decidir qué hacer. ¿Obedecerían a Jehová o harían caso a la serpiente? Optaron por desobedecer a Dios (Gén. 3:6-13). Al rebelarse contra Jehová, Adán y Eva dejaron de ser perfectos. Y su acción también los alejó de Dios, pues los ojos de él son “demasiado puros para ver lo que es malo” y no puede tolerar la maldad (Hab. 1:13). Si lo hubiera hecho, habría estado en peligro el bienestar de todos los seres vivos del cielo y de la Tierra. Y, lo que es más importante, si hubiera ignorado el pecado cometido en Edén, se habría puesto en duda que él fuera alguien confiable. Pero Jehová es fiel a sus normas, siempre las cumple (Sal. 119:142). De modo que Adán y Eva no tenían derecho a despreciar las leyes de Dios, aunque tuvieran libertad de elección. Debido a su rebelión, murieron y volvieron al polvo, del que habían sido creados (Gén. 3:19). w17.02 1:8, 10, 11

Related posts

Post a Comment