Scroll to top

Martes 27 de Marzo


No comments

Mediante un solo acto de justificación el resultado a toda clase de hombres es el declararlos justos para vida

Romanos 5:18

Jesús se convirtió en un ser humano perfecto, igual que Adán (Juan 1:14). Pero, a diferencia del primer hombre, Jesús estuvo a la altura de lo que Jehová esperaba de un hombre perfecto. Incluso bajo las pruebas más extremas, nunca pecó ni violó ninguna ley de Dios. Como era un hombre perfecto, Jesús pudo salvar a la humanidad del pecado y la muerte al dar su vida por ella. Él demostró absoluta lealtad y obediencia a Dios, exactamente lo que Adán debió haber sido (1 Tim. 2:6). El sacrificio de rescate de Jesús les dio a hombres, mujeres y niños la oportunidad de obtener vida eterna (Mat. 20:28). En realidad, el rescate es la clave para que se cumpla el propósito de Dios (2 Cor. 1:19, 20). Gracias a este sacrificio, los siervos fieles de Jehová tenemos la esperanza de vivir para siempre. w17.02 1:15, 16

Related posts

Post a Comment