Scroll to top

Martes 22 de Mayo


No comments

Los que están en conformidad con la carne fijan la mente en las cosas de la carne

Romanos. 8:5

Era apropiado que los cristianos de Roma se preguntaran cuál era el centro de su vida. ¿Podrían acaso ser “las cosas de la carne”? Nosotros haríamos bien en preguntarnos lo mismo. ¿Qué es lo que más nos interesa? ¿De qué nos gusta hablar constantemente? ¿A qué dedicamos el tiempo día tras día? Puede que algunos se den cuenta de que están centrados en probar diferentes clases de vino, decorar la casa, estar al día con la moda, hacer inversiones, planear vacaciones y cosas parecidas. Estas cosas no son malas; pueden formar parte de una vida normal. Por ejemplo, Jesús transformó agua en vino y Pablo le dijo a Timoteo que tomara “un poco de vino” (1 Tim. 5:23; Juan 2:3-11). Ahora bien, ¿era el vino un aspecto importante en la vida de Jesús y Pablo? ¿Era esa su pasión, a lo que dedicaban todo el tiempo? No. ¿Y nosotros? ¿Cuál es nuestro principal interés en la vida? w16.12 2:5, 

Related posts

Post a Comment