Scroll to top

Martes 13 de Febrero


No comments

No te dejes vencer por el mal

(Rom. 12:21)

Nuestros enemigos pueden atacarnos cuando menos lo esperamos y golpearnos cuando nos sentimos más débiles, así que debemos estar siempre alerta. Las palabras “no te dejes vencer por el mal” muestran que podemos derrotar el mal. Lo conseguimos si continuamos luchando contra él. En cambio, si bajamos la guardia y dejamos de pelear, el Diablo, su mundo malvado y nuestra imperfección nos vencerán. Satanás quiere intimidarnos para que bajemos los brazos. No lo permitamos jamás (1 Ped. 5:9). Si queremos tener éxito, no debemos olvidar por qué estamos luchando: para conseguir la aprobación y la bendición de Dios. Nos ayudará tener muy presente la promesa que leemos en Hebreos 11:6: “El que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que llega a ser remunerador de los que le buscan solícitamente”. El vocablo griego traducido “buscan solícitamente” es un verbo compuesto que denota intensidad y un verdadero esfuerzo (Hech. 15:17). w16.09 2:4, 5

Related posts

Post a Comment