Scroll to top

Lunes 19 de Marzo


No comments

Sigan exhortándose los unos a los otros

Hebreos. 3:13

Jehová y Jesús consideran de gran valor el apoyo que damos a la obra del Reino, aunque lo que hagamos y contribuyamos no sea mucho debido a nuestras circunstancias (Luc. 21:1-4; 2 Cor. 8:12). Por ejemplo, algunos hermanos mayores hacen grandes esfuerzos para asistir a las reuniones y participar en ellas, y para salir a predicar regularmente. ¿Verdad que merecen que los animemos y felicitemos? Sí, aprovechemos toda oportunidad para dar ánimo. Si vemos que alguien merece que lo felicitemos, ¿por qué callarnos? Pensemos en lo que ocurrió cuando Pablo y Bernabé estaban en Antioquía de Pisidia. Los presidentes de la sinagoga les dijeron: “Varones, hermanos, si tienen alguna palabra de estímulo para el pueblo, díganla”. A continuación, Pablo dio un magnífico discurso (Hech. 13:13-16, 42-44). Si podemos decir algo animador, digámoslo. Si nos acostumbramos a dar ánimo, seguramente también lo recibiremos (Luc. 6:38). w16.11 1:3, 15, 16

Related posts

Post a Comment