Scroll to top

Jueves 22 de Febrero


No comments

Feliz es aquel cuya sublevación le es perdonada

(Salmo. 32:1)

Algunas personas tal vez estén angustiadas debido a errores que cometieron en el pasado. A veces, el rey David no podía dejar de pensar en sus faltas y reconoció que gemía por la angustia que sentía en el corazón (Sal. 38:3, 4, 8, 18). ¿Qué era lo mejor que podía hacer? Confió en que Jehová le mostraría misericordia y lo perdonaría (Sal. 32:2, 3, 5). En otras ocasiones, lo que nos inquieta tal vez sea el presente. Por ejemplo, cuando David escribió el Salmo 55, temía por su vida (Sal. 55:2-5). Pero no permitió que la ansiedad acabara con su confianza en Jehová. Oró intensamente sobre sus problemas, aunque también sabía que debía dar pasos concretos para resolverlos (2 Sam. 15:30-34). Aprendemos una lección de David. En lugar de permitir que nos domine la ansiedad, tomemos las medidas que podamos para hacer frente a la situación y dejémosla con confianza en manos de Jehová. w16.12 3:14, 15

Related posts

Post a Comment