Scroll to top

Domingo 25 de Marzo


No comments

Consideren con humildad mental que los demás son superiores a ustedes

Filipenses. 2:3

La persona humilde también suele ser modesta, no da demasiada importancia a sus habilidades y logros, reconoce sus errores y acepta sugerencias y nuevas ideas. A Jehová le agrada mucho la humildad. Según la Biblia, la persona modesta tiene un concepto equilibrado de sí misma y sabe bien cuáles son sus limitaciones. La palabra griega original parece que da énfasis a que conocer nuestras limitaciones debe ayudarnos a tratar bien a los demás. ¿Qué señales indicarían que estamos dejando de ser modestos? Quizás nos estamos tomando muy en serio o damos mucha importancia a nuestros privilegios (Rom. 12:16). Tal vez dirigimos la atención a nosotros mismos de forma indebida (1 Tim. 2:9, 10). O puede que defendamos opiniones categóricas basándonos solo en nuestra posición, en nuestros contactos o en ideas personales, sin siquiera darnos cuenta de que hemos dejado de actuar con modestia y estamos siendo “presuntuosos” o arrogantes (1 Cor. 4:6). w17.01 3:6-8

Related posts

Post a Comment